SAREB escucha: ¡Esperanza y sus hijos se quedan!

La plataforma ha realizado un llamamiento para paralizar el desahucio de Esperanza el próximo 26 de junio a las 9 de la mañana en la calle Orense (18).

El desahucio evidencia el comportamiento antisocial de la SAREB, así como la nula voluntad de respuesta de las administraciones públicas.

Stop Desahucios Zaragoza reclama la urgencia de una moratoria de desahucios de familias vulnerables hasta que las administraciones garanticen el derecho a la vivienda.

Esperanza vive desde de hace años con sus tres hijos menores de edad (uno con discapacidad) en un piso ocupado propiedad de la SAREB (la sociedad estatal conocida como “banco malo”). Esperanza es además una superviviente de la violencia de género, que con mucho esfuerzo (y no sin dificultades) intenta sacar adelante a su familia.

Como muchos vecinos y muchas vecinas con pocos recursos (en muchos casos el exiguo IAI), Esperanza no puede conseguir un contrato de alquiler. Casi nadie alquila viviendas sin garantías a las familias que dependen de prestaciones, tampoco sin contratos de trabajo o sin unos ingresos mínimos mensuales. Si además le sumamos los prejuicios raciales, Esperanza es gitana, podemos hablar claramente de exclusión residencial.

Además, es necesario denunciar que SAREB incumple su compromiso de realojo. La Oficina Municipal de Vivienda -OMV- realizó un trabajo de mediación (durante al menos 2 años) que cristalizó en ese compromiso. Quedaba pendiente que la SAREB terminará de proponer una vivienda para dicho realojo, con única condición obligada: nunca en el mismo barrio en el que reside su maltratador. Hoy SAREB, con la OMV cerrada por el Ayuntamiento de Jorge Azcón y una mediación autonómica incapaz y excluyente, se cree con la “libertad” de imponer desalojos por la fuerza incluso con aquellas familias con las que había cerrado acuerdos.

Llevamos desde el inicio de la pandemia reclamando al gobierno una moratoria de todos los desahucios de vivienda habitual donde residen familias vulnerables. Y lo hacemos porque los casos como el de Esperanza se acumulan, y sabemos que las normas decretadas por el Gobierno de España, así como su aplicación por parte de las administraciones públicas aragonesas, no garantizan esa expresión de “aquí nadie se queda atrás”.

El 4 de junio junto al Plan de Choque Social denunciamos la apertura de los juzgados sin esa necesaria moratoria. Y nos hemos visto en la obligación de convocar asambleas en la calle (todos los martes a las 19 horas en el anfiteatro situado junto al Club Náutico) para dar respuesta colectiva a un problema colectivo.

Finalmente, el juzgado ha atendido la demanda de SAREB y han ordenado el desahucio de la vivienda. No nos consta el estudio de vulnerabilidad de la familia, ni intervención alguna por parte del Gobierno de Aragón (departamento de vivienda/IASS). Una vez más, las familias, las plataformas y el tejido social tendrán que hacer frente a normas injustas que permiten la vulneración de los derechos humanos.

Llamamos a la ciudadanía para que acuda el próximo viernes, 26 de junio, a las 9 am a la Calle Orense (18) del zaragozano barrio de Torrero. El sufrimiento innecesario de Esperanza tiene que servir para visualizar la necesidad imperiosa de una moratoria efectiva de desahucios, mientras las administraciones públicas se ponen a la altura del Tsunami de desalojos por la fuerza que nos viene.

Recordamos el obligado uso de mascarilla, así como la atención a las indicaciones de la plataforma.

STOP DESAHUCIOS ZARAGOZA

Fuente: STOP DESAHUCIOS ZARAGOZA

Noticia original: https://stopdesahucioszaragoza.wordpress.com/2020/06/24/sareb-escucha-esperanza-y-sus-hijos-se-quedan/

Deja una respuesta