EL PSOE PLANTEA MEDIDAS EN EL ALQUILER QUE NECESITAN LAS PROPUESTAS DE LA LEY VIVIENDA PAH PARA SER EFECTIVAS

El pasado 16 de marzo, el PSOE registró una propuesta para modificar la Ley de Arrendamientos Urbanos que regula la duración y los precios de los alquileres. La propuesta, si bien anda por buen camino recuperando mecanismos que existían en la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994, debe ser más ambiciosa para hacer frente a la burbuja del alquiler.

Su propuesta se centra en dos ejes. Por una parte, el PSOE pretende aumentar la duración mínima de los contratos de 3 a 5 años. Si bien es positivo este aumento, es necesario aumentar mucho más la duración contractual para que vivir de alquiler se pueda compaginar con proyectos largos de vida. Desde la PAH, hemos propuesto desde hace años una duración de 5 años con prórroga por otros 5 en casos de pequeño propietario. Incluso, una duración de 10 años con prórroga por otros 10 en casos de gran tenedor como pueden ser un banco o una gran inmobiliaria.

Además, es necesario que se establezcan contratos de duración indefinida para colectivos vulnerables. Hablamos de personas que tienen especiales dificultades a la hora de buscar otra vivienda frente a la negativa de que les renueven los contratos de alquiler; de hecho, ya se ha legislado esta duración en la Ley 2/2017 de la Generalitat Valenciana por la función social de la vivienda para las personas mayores de 65 años, discapacitados del 33 % o superior, familias con dos o más hijos en edad escolar, víctimas de violencia de género, menores tutelados y aquellos colectivos que se determinen reglamentariamente.

A este respecto, recordamos que el PSOE en 1985 eliminó los alquileres de duración indefinida a través del Decreto Boyer. Mientras que actualmente los alquileres indefinidos son una realidad en Alemania, Austria, Suiza y los países escandinavos. El aumento de la duración de los contratos no sólo permitiría proyectos largos de vida, sino que frenaría la subida desorbitada de precios que se dan entre contrato y contrato.

Por otra parte, el PSOE plantea la creación de un índice de referencia voluntario que marque los precios adecuados de los alquileres según características de la vivienda. La idea del PSOE es que los propietarios que se acojan al índice tendrán reducciones del impuesto del IRPF hasta en un 60%.

Si bien es necesario la creación de un índice, el planteamiento del PSOE está mal enfocado. En primer lugar, ofrecer reducciones fiscales es de nuevo entrar en la lógica de comprar derechos ciudadanos con recursos públicos: en este caso, comprar derechos de las inquilinas estableciendo incentivos fiscales a la propiedad. En segundo lugar, una burbuja del alquiler que provoca el aumento interanual de los precios a un 9% requiere de medidas efectivas como dotar a los Ayuntamientos de la capacidad de crear índices de referencia obligatorios cuando lo demande la ciudadanía del municipio.

Una medida que ya existe en Alemania. Y que dada la emergencia habitacional por la que atravesamos, marcada por 104 desahucios diarios por no poder hacer frente al precio de los alquileres, no sólo contemple las características de la vivienda, sino también la capacidad adquisitiva de la población. Ya que, si hablamos de vivienda, hablamos de un bien de primera necesidad que representa un Derecho Humano de primer orden tan necesario como la sanidad, la educación y la alimentación.

Estas medidas, deben ser además complementadas con la creación de un parque público de alquiler, que es posible forzando a los bancos, y a los fondos buitres propietarios de decenas de miles de pisos vacíos vendidos por la banca, a ceder sus pisos injustificadamente vacíos a la Administración municipal. Estas cesiones no tendrían ningún gasto presupuestario, ya que serían mantenidos por los alquileres sociales concedidos a familias vulnerables.

En caso de que la propuesta de ley del PSOE entrara a trámite, el camino para que no se convierta en una iniciativa incapaz de dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía pasa por integrar todas nuestras demandas en forma de enmiendas.

Más aún, todas las demandas que realizamos desde la PAH pueden hacerse reales aprobando directamente la Ley Vivienda PAH. Una propuesta de ley registrada en el Congreso cuyo debate parlamentario fue bloqueado por un veto injustificado impuesto por el gobierno del PP y Ciudadanos. A pesar de que Rivera y Rajoy no quieren que hablemos de soluciones reales, ahora existe la posibilidad de interponer un recurso contra el veto. Y tratar por segunda vez que la Ley Vivienda PAH entre al Congreso para ser debatida democráticamente. Recordemos que la Ley Vivienda PAH no sólo acabaría con la burbuja del alquiler, sino que también prevendría a las familias de futuras emergencias habitaciones, con medidas que evitarían que los precios se descontrolasen de nuevo.

Ya que se han conjurado en retroceder cinco décadas recortando en bienestar social, también exigimos igualmente regular según el poder adquisitivo actual de las familias. Es decir, tenemos un mercado inmobiliario del siglo XXI totalmente especulativo con unas rentas de poder adquisitivo del siglo XIX.

La precariedad en las familias está constituyendo pobreza severa sin parar de extenderse a todo el conjunto de la sociedad habiendo mecanismos para frenarlo. La Ley Vivienda PAH los tiene, solo hace falta sentido común y como mínimo debatirla en el Congreso donde recae toda la soberanía del pueblo. Se llama democracia. 

¡Sí Se Puede!

by http://las5delapah.com/psoe-plantea-medidas-alquiler-necesitan-las-propuestas-la-ley-vivienda-pah-efectivas/

Titulo: EL PSOE PLANTEA MEDIDAS EN EL ALQUILER QUE NECESITAN LAS PROPUESTAS DE LA LEY VIVIENDA PAH PARA SER EFECTIVAS
Lee la noticia en la fuente original

La PAH de Barcelona ha ocupado hoy la Oficina de Habitatge de la Calle Bolivia para exigir compromisos a los responsables de la mesa de emergencia de Barcelona

En Barcelona hay más de 36.000 unidades familiares en lista de espera para acceder a un piso con alquiler social, según constata el informe anual del Sí

Titulo: La PAH de Barcelona ha ocupado hoy la Oficina de Habitatge de la Calle Bolivia para exigir compromisos a los responsables de la mesa de emergencia de Barcelona
Lee la noticia en la fuente original

LA LEY VIVIENDA PAH CONTIENE SOLUCIONES MIENTRAS QUE LA PROPUESTA DE LEY DE CIUDADANOS PROMUEVE EL ODIO

El pasado 20 de marzo, el partido de Albert Rivera se alió con el PP en la Mesa del Congreso para impedir la tramitación de la Ley Vivienda PAH. Una propuesta de ley realizada por las mismas familias afectadas que durante los últimos 9 años han parado desahucios a pie de calle. Una propuesta que, de aprobarse, acabaría con la emergencia habitacional. De este modo, PP y Ciudadanos pretendían impedir que una ley necesaria para salvar vidas en juegos ni siquiera se debatiera en el Congreso, protagonizando uno de los ataques más grotescos a la democracia.

Por si fuera poco, el mismo día en que Ciudadanos daba la espalda a las familias vulnerables, registraba en el Congreso una propuesta de ley para agilizar los desalojos forzosos de familias que se han visto en la necesidad de ocupar. De nuevo, Ciudadanos demuestra no tener ningún tipo de visión sobre la problemática habitacional actual. Los precios del alquiler han aumentado un 40% sólo entre 2013 y 2017. Más del 60% de los desahucios son actualmente por impagos de alquiler, porque las familias no pueden hacer frente a los precios desorbitados. Y las personas vulnerables que se ven en la calle, encuentran cerradas las puertas de la Administración pública, la cual solo cuenta con un 1% de parque público en todo el Estado para realojar a las 600.000 familias que han sido desahuciadas desde 2009.

Estas cifras de la vergüenza son obra de las políticas del gobierno del PP que tanto protege Ciudadanos. Resultado de años de ausencia de políticas públicas que aseguraran el Derecho a la Vivienda, unido al bloqueo sistemático de cualquier iniciativa ciudadana que ofreciera soluciones reales. Un contexto donde las familias tienen que acabar decidiendo entre vivir en la calle con sus hijos, u ocupar por necesidad. El gobierno del PP es quien ha provocado e incitado que las familias se vean forzadas a ocupar. Una decisión que acarrea momentos de desprotección jurídica y tensión emocional para las familias, ya que se encuentran en una situación de incertidumbre e irregularidad.

Ciudadanos, en vez de ofrecer soluciones que aumenten el parque público y regulen los precios del alquiler, registra una ley que se centra en permitir a la policía entrar a la fuerza en viviendas ocupadas sin ninguna orden judicial para identificar a los ocupantes. Más aún, esta propuesta incluye que las familias que ocupen viviendas ya no puedan acceder a ayudas públicas durante períodos de 6 meses a un año, con lo que dejan a las familias en una completa desprotección que les incita a reincidir en la ocupación para poder sobrevivir. Y repitiendo de este modo un bucle de criminalización que no ofrece soluciones. Además, endurece gravemente las penas de cárcel, amplía el plazo de prescripción del delito, y permite a los Ayuntamientos desahuciar. El único objetivo de esta iniciativa es proteger el conjunto de pisos vacíos que acumulan los bancos tras haber desahuciado a cientos de miles de familias. Hablamos de pisos vacíos que acumulan a precios elevados, para así elevar el precio del mercado y especular con la vivienda.

La Ley Vivienda PAH sí que ofrece soluciones, porque resuelve el auténtico problema: la ausencia de políticas públicas que garanticen el Derecho a la Vivienda. Con este afán, proponemos en primer lugar la creación de un parque público de alquiler, forzando a los bancos a que cedan sus pisos injustificamente vacíosa las Administraciones municipales. En estos pisos cedidos se podría realojar a las familias en emergencia, con alquileres sociales de 10 años por un 18% de sus ingresos. Con lo que las cesiones no costarían nada de dinero de los presupuestos del Estado, e incluso podrían representar una entrada de ingresos de las Administraciones municipales a través de estos alquileres sociales.

Nosotras ya estamos haciendo efectiva esta medida mediante la campaña de la Obra Social la PAH, en la que realojamos familias en pisos vacíos de entidades financieras que han sido rescatadas con dinero público. Cada uno de estos realojos es una recuperación de una vivienda que debería ser pública, devolviendo su función social y rescatando a las personas en vez de a los bancos. A día de hoy, hemos conseguido realojar a más de 4.000 personas. Lo que demuestra que es cuestión de voluntad política que estas victorias, conseguidas desde abajo y sin recursos, sean convertidas en una ley que nos proteja a todas.

Y aún llegamos más lejos, proponiendo en la Ley Vivienda PAH que existan mecanismos de primera oportunidad que garanticen el acceso de las familias a un alquiler asequible. Este objetivo se alcanzaría dotando a los Ayuntamientos de la capacidad de crear índices de referencia, con los que establecer baremos que marquen los precios adecuados de los alquileres según las características de las viviendas y la capacidad adquisitiva de la población. Una medida que ya funciona en Alemania, y que permitiría evitar procesos de expulsiones de vecinas de sus barrios y municipios de toda la vida por no poder hacer frente a los alquileres.

Con estas medidas en marcha, las familias no se verían forzadas a ocupar, porque el Derecho a la Vivienda estaría garantizado para todas nosotras y las futuras generaciones. La buena noticia, es que todavía existe la posibilidad de debatir democráticamente la Ley Vivienda PAH en el Congreso. A pesar de que Rivera y Rajoy se aliaron para impedir su tramitación y que así continuarán los desahucios, ahora existe la opción de presentar un recursofrente al Congreso. Este recurso obligaría a que la Mesa del Congreso volviera a valorar la necesidad de tramitar nuestra ley, lo que sería un mínimo democrático.

Es inadmisible que dos partidos políticos establezcan una frontera en el Congreso entre lo que se puede hablar y lo que no. Ciudadanos pretenda que sólo se pueda hablar de criminalizar a las familias vulnerables, mientras impide que se hablen de soluciones de sentido común que ya funcionan en el resto de la Unión Europea. En democracia, la voz de la ciudadanía, y especialmente de aquellas personas más vulnerables, debe ser escuchada. Nosotras lo tenemos claro. PP y Ciudadanos pretenden secuestrar la democracia, pero nosotras la recuperaremos en las calles. Seguiremos en pie, desobedeciendo leyes injustas, hasta conseguir una ley de justicia.

¡Sí Se Puede!

Titulo: LA LEY VIVIENDA PAH CONTIENE SOLUCIONES MIENTRAS QUE LA PROPUESTA DE LEY DE CIUDADANOS PROMUEVE EL ODIO
Lee la noticia en la fuente original