“Al torero en su cogida”, por Julio Ortega

Entre nómadas

No, matador, no nos alegramos cuando el toro te coge. Nos duele el sufrimiento y eso te incluye también a ti. Aunque seas el verdugo y el del toro a ti te reporte placer y beneficios.

Al torero en su cogida, por Julio Ortega Fraile

Torero, no pienses que tu muerte en la arena me deja indiferente. Tampoco lo hacen tus heridas. Y esa mueca convulsa, aunque te cueste creerlo, mejor dicho: a pesar de que te convenga negarlo, me sobrecoge y entristece. Así pasa cuando la empatía con el sufrimiento de otros no se construye sobre la distinción entre especies, sino que se apoya en la conciencia del padecimiento ajeno y del valor que la propia vida posee para cada cual. Sé que te resultará difícil entenderlo y que aún haciéndolo preferirás no admitirlo, pues tal sinceridad desmontaría una de las falacias más ruínes y recurrentes utilizadas por el…

Ver la entrada original 457 palabras más

Titulo: “Al torero en su cogida”, por Julio Ortega
Lee la noticia en la fuente original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *